MANDARINA CLUB BAR

Todo el encanto que puede tener Peñíscola a la luz del sol  mediterráneo se hace todavía más intenso cuando cae la noche y la Ciudad del Mar se ilumina de una forma muy especial. Sabedores de la belleza del entorno, en Peñíscola aprovechan todos sus monumentos y sus lugares más apreciados para darles un toque diferente por la noche, evocando incluso tiempos medievales. Pasear por estos lugares ya con la luna en el cielo es un placer intenso.

La vida nocturna en la localidad es también otro de los alicientes para conseguir que los visitantes disfruten de unas vacaciones inolvidables. Son muchos los locales de copas que se pueden encontrar en Peñíscola, sobre todo en temporada alta, donde se multiplican las opciones. Desde la vinoteca Rojo Picota, uno de los sitios con más glamour de la zona, hasta la magia que se respira en la terraza de Entre Dos Aguas, justo al inicio del Casco Antiguo y muy cerca de la playa, ls opciones son infinitas y muy interesantes.

Podemos optar por tomar una copa tranquilos con música de fondo en un ambiente perfecto para charlar, en locales como Mandarina o La Mar Blanca, muy conocida por sus cócteles especiales. Si de verdad tenemos ganas de fiesta, de movernos y disfrutar de unos buenos bailes con la música a tope, lo mejor es acudir a cualquier discoteca en Peñiscola, como DiscoFleca o Sala Soho, que cuentan con auténticas pistas de baile con música muy animada durante toda la noche.

El Pub Popeye ofrece fiestas temáticas muy divertidas, y el Pub Teatro se ha convertido en el lugar de referencia para los amantes de la música electrónica, así que las opciones para elegir son muchas y variadas, para todos los gustos. La vida nocturna en Peñíscola es intensa y apasionante, siempre con la promesa del relax en la playa al día siguiente, cogiendo fuerzas para otra noche de diversión.

Share this article