helados-peñiscola

El calor empieza a apretar, la playa ya parece estar llamándonos y aunque el agua puede estar un poco fría todavía, nada evitará que podamos pasar un buen día al sol en la arena.  Es que el verano ya está aquí, y en un lugar como Peñíscola, el verano el mucho más intenso y delicioso… en todos los sentidos. Prepárate para probar los más exquisitos helados que jamás hayas probado en nuestro país, en las heladerías más exclusivas de la Ciudad del Mar.

Un destino veraniego tan importante como Peñíscola cuenta con una gran variedad de locales donde poder disfrutar de este postre tan delicioso. Aunque ya se puede tomar solo y a cualquier hora, no solo como broche final de una comida, los helados se han convertido en toda una tradición. Y aquí, en Peñíscola, entiende mucho de tradiciones, sobre todo si son gastronómicas.

En la Heladería Pieri, por ejemplo, se trabaja desde su propio obrador, siempre buscando el toque perfecto para cada sabor, que hace que sus helados sean únicos y exquisitos. Desde los sabores más tradicionales hasta los más originales y novedosos, aquí podrás darte el gustazo de probar los helados más populares de toda la localidad. Y es que se dice que los dueños tienen el don de saber qué helado te puede gustar más… ¿te atreverías a comprobarlo?

Otra opción muy interesante es la Heladería Volare, regentada por Giancarlo, un maestro en la fabricación de helados que ha estudiado con los más prestigiosos heladeros de Italia, y que decidió instalar su negocio aquí, en Peñíscola, fascinado por este hermoso lugar. Unas vistas magníficas, un trato exquisito y unos helados que son una verdadera tentación irresistible hacen de la Heladería Volare uno de esos lugares que hay que visitar sí o sí si estamos en Peñíscola.

Share this article